Sin salirse del camino marcado

Media maratón en Sevilla

Todo cuerpo que se mueve con velocidad parece teñir su recorrido con su propio color. El relámpago que desgarra las sombrías nubes por la rapidez de su curso se parece a una culebra luminosa. Esto proviene de que la impresión es más rápida que el juicio. Y pasando de la claridad a la sombra ésta parece más oscura hasta que el ojo ha perdido la impresión de la claridad.

ANATOMÍA, FISIOLOGÍA Y ÓPTICA
Breviario de Leonardo de Vinci

Entradas populares de este blog

La molía